Skip to main content
x

Karate

- Infantil

 Lunes, Miércoles y Viernes: 

 18:00 - 19:00

Martes y Jueves:

 17:15 - 18:15

- Juvenil:

 Lunes, Miércoles y Viernes:

 19:00 - 20:00

 Martes y Jueves: 

 18:15 - 19:15

- Adulto:

 Lunes, Miércoles y Viernes:

 20:00 - 21:00

 Martes y Jueves:

 19:15 - 20:15

A partir de los 4 años se puede comenzar a practicar Karate, disponemos de varios grupos de diferentes edades y de varios horarios para su práctica que se dividen en 3 categorías; karate infantil, juvenil y adulto.

- Recomendado por los Médicos

- Coordinación psicomotriz

- Disciplina

- Tolerancia

- Respeto

- Descarga de energía

- Ayuda al desarrollo muscular y óseo

- Fuerza

- Velocidad

- Flexibilidad

En C.D. Actur trabajamos el karate tradicional y el deportivo, con clases especiales para los que tengan interés en el ámbito competitivo.

El karate proporciona diversos beneficios físicos y educativos. La práctica de este deporte aporta aspectos muy positivos en la formación humana, tanto en valores colectivos como individuales. 

En los valores colectivos, el karate fomenta la integración en el grupo, el compañerismo y el respeto mutuo. En los valores individuales destacan la superación, el esfuerzo y la emulación, aportando un desarrollo físico integral y equilibrado; motricidad y confianza en uno mismo. 

En el ámbito motor, el karate desarrolla la fuerza, velocidad, coordinación, equilibrio, flexibilidad y aspectos perceptivos como la noción espacial y temporal. 

En el ámbito socio-afectivo se aprende lo que es la paciencia, la disciplina, la voluntad, el mérito, la excelencia, el respeto por los mayores y la jerarquía, el control de sí mismo y el conocimiento de sus propios límites.

La práctica del Karate-Do nos enseña que es más que un ejercicio físico y nuestro objetivo es el perfeccionamiento del carácter y la personalidad, a través del entrenamiento riguroso, desarrollamos el espíritu de lucha y de superación. El practicante aprenderá a controlar su mente y a vencer las dificultades que el ejercicio físico le depara, fortaleciendo el espíritu ante las adversidades contribuye al perfeccionamiento del carácter.

Practicamos el estilo de Karate llamado Shito-Ryu, cuyas características principales se basan en el uso de posiciones naturales, ni muy altas ni muy bajas, utilizándose en todas direcciones, coordinando la cadera y el cuerpo. En las defensas se suele utilizar posiciones más bajas que en los ataques, cuyos movimientos se reflejan en los katas, las defensas con mano abierta suelen ser de corto recorrido. Las técnicas de puño son muy rápidas y explosivas.

El trabajo técnico, aparte del acondicionamiento físico que se realiza en cada clase, se asienta en tres grandes pilares: KIHON, KATA y KUMITE.

KIHON:

Es la práctica de las técnicas fundamentales como son: Forma, Fuerza y Velocidad, Concentración y Relajación de la fuerza, Fortalecimiento de la musculatura, Ritmo, Coordinación y Respiración. Su práctica se realiza de forma individual o por parejas y su aprendizaje comprende una serie de técnicas de progresiva dificultad.

KATA:

Los katas son ejercicios formales que combinan las técnicas básicas de Karate como son los bloqueos, puñetazos, golpes y patadas. Se Combinan técnicas ofensivas y defensivas, movimiento del cuerpo apropiado y cambios de dirección. Aunque el kata no involucra a oponentes visibles, enseña al karateka a disponer de numerosos atacantes de al menos cuatro direcciones. Tres son los aspectos a tener en cuenta (1) El uso correcto de la fuerza (2) La velocidad adecuada –rápido o lento- (3) Expansión y contracción del cuerpo. Se empieza y termina con una inclinación del tronco para saludar.

KUMITE:

Tanto el Kata como el Kumite son ejercicios complementarios, con el Kata, el practicante aprende las técnicas básicas; con el Kumite las aplica con uno o varios compañeros de entrenamiento, resulta una aplicación muy útil de los fundamentos que se aprenden con el kata pero nunca es un sustituto de este. Existen varios tipos de Kumite que se aprenden conforme, el karateka, va avanzando de nivel y al igual que en el Kihon se empieza y se termina con una inclinación para saludar.

Objetivos:

Tener siempre en mente el camino de la honestidad.

Defender siempre la verdad, ser honesto con uno mismo y con los demás.

Mantener siempre la perseverancia y el esfuerzo que se debe tener para alcanzar la maestría en el Arte Marcial, sin esto sería imposible de conseguir.

Controlar en todo momento la agresividad y las emociones es responsabilidad de todos los practicantes y abstenerse de comportamientos violentos.

El objetivo del entrenamiento del Karate-Do es el control mental y físico influyendo, así, en nuestro comportamiento. Su utilización como defensa personal será sólo en caso de extrema necesidad y si no existe otra alternativa.

El equipamiento necesario consiste en un kimono y un cinturón que se pueden adquirir en C.D. Actur.